FRUTA CONFITADA DE FORMA FÁCIL


La fruta confitada es una forma perfecta de cubrir y adornar tus bizcochos, mucho más fácil de realizar de lo que piensas.




Es deliciosa aunque muy calórica, por eso se usa en pequeñas cantidades y como decoración de los platos, y que además, si la guardamos en un lugar seco y fresco, se conserva durante meses, ya que el azúcar que lleva actúa como conservante. Es importante que las frutas estén maduras, para que tengan mucho sabor, pero no “pasadas”.
  
Se pueden confitar todo tipo de frutas, enteras o en trozos, pero siempre deshuesadas, pero nunca confitaremos diferentes tipos de frutas a la vez ya que cada una necesita un tiempo diferente en la elaboración. Yo en este caso e elaborado la receta con limas:

INGREDIENTES

200 ml de agua
Medio kilo de azúcar
4 limas


ELABORACIÓN

Limpiamos bien la piel de las limas y las cortamos en rodajas no muy gruesas.
Calentamos el agua con el azúcar y removemos de vez en cuando para que se integre bien, añadimos la fruta y tapamos la cazuela dejando que cueza con el fuego bajo, lentamente, durante más o menos una hora y media.
Las sacamos y dejamos y escurrir y secar durante un día y ya estarían listas para usar o para guardar.
La mejor forma de conservarlas es en tarros, en latas (como si fueran galletas) o incluso las podemos congelar.



Búscame en las redes sociales:
O encuéntrame en mi web: